Cader se reunió con el equipo del Centro de Salud del Barrio Guido

Viedma 11/02/21 .- La Defensora del Pueblo del Municipio de Viedma, Nora Aurora Cader, se reunió ayer con el equipo del Centro de Salud del Barrio Guido con el objetivo de analizar las problemáticas que se detectan en ese sector de la capital rionegrina. En el encuentro se socializó el relevamiento integral que está realizando la Defensoría con el objetivo de obtener un diagnóstico situacional centrado en los riesgos y potenciales peligros que puedan vulnerar la calidad de vida de la población de los Barrios Guido e Inalauquen.

En el encuentro participaron médicos, psicólogos, enfermeras, enfermeros y agentes sanitarios que integran el Centro de Salud y que atienden a las vecinas y vecinos de diferentes barrios de la ciudad.

En tanto Cader, estuvo acompañada por su equipo de trabajo y el Licenciado en Sistemas de Protección contra Siniestros Alberto Orlando Monteavaro, profesional que dirige el relevamiento integral encarado por la Defensoría.

Los integrantes del Centro de Salud se refirieron a los desbordes cloacales, a las interrupciones en el suministro de agua potable, la basura arrojada en espacios públicos y la proliferación de perros sueltos como las situación que impactan negativamente en la calidad de vida en los barrios Guido e Inalauquen.

Refirieron que por los repetidos cortes de agua que desde hace años se registran en ese sector se solicitó a las autoridades de Salud la instalación de un tanque en el Centro de Salud para garantizar el suministro de agua durante las interrupciones del servicio y garantizar la continuidad de la atención a la comunidad.

En relación a la limpieza de esos barrios, señalaron que si bien se registra una mejora en relación a años anteriores, continúa la presencia de minibasurales en diferentes espacios públicos, situación que se ve acrecentada por la presencia de perros sueltos que rompen las bolsas de residuos en busca de comida.

También señalaron que es habitual en el sector los casos de mordeduras de animales, en su mayoría propiedad de vecinas y vecinos que no ejercen una tenencia responsable y que dejan que sus mascotas estén casi permanentemente sueltas en las calles y espacios comunes de estos dos barrios.

Otros inconvenientes tienen que ver con el arbolado urbano en el sector, donde se registran una gran número de especies inconvenientes para el área urbana como álamos, olmos y eucaliptos que se plantaron hace décadas pero que hoy por las fuerzas de sus raíces están rompiendo, veredas, cordones cunetas y obstruyendo desagües pluviales y cañerías cloacales. Por esa última situación el propio Centro de Salud tiene desde hace casi 7 años uno de sus propios sanitarios clausurados.

Cader agradeció el compromiso de todo el personal de Salud con las vecinas y vecinos de la capital rionegrina, y resaltó su dedicación, especialmente por todo el trabajo y los desafíos a los que han puesto el cuerpo frente a la pandemia de coronavirus y continuar brindando sus vitales servicios.