“Basta de excusas, se deben brindar soluciones a las vecinas y vecinos”

La Defensora del Pueblo de Viedma recibió reclamos por permanentes desbordes cloacales en el Bº Mi Bandera.

Viedma .- La Defensora del Pueblo del Municipio de Viedma, Nora Aurora Cader, consideró que “se deben terminar las excusas y se debe dar soluciones a todas las vecinas y vecinos de Viedma que hoy están padeciendo por el deficiente servicio de agua y cloacas que presta la empresa Aguas Rionegrinas”. Lo hizo tras recorrer un sector del Barrio Mi Bandera en el que desde 2011 son una constante los desbordes del sistema cloacal, tanto en la calle como en el interior de las viviendas.

El reclamo que los vecinos refieren que vienen haciendo desde 2011 y que no es resuelto por la empresa llegó a la Defensoría del Pueblo de Viedma luego que personal de la empresa tomara con sorna los reclamos de un grupo de usuarios, deslindado la responsabilidad de la empresa en el problema y sugiriéndoles que fueran a otros organismos a hacer los reclamos que consideraran pertinentes.

El problema afecta a toda una cuadra del Barrio Mi Bandera en la que crónicamente colapsa el sistema cloacal. Las aguas servidas emanan tanto de las bocas de inspección principales como de las domiciliarias desbordando hacia el cordón cuneta donde literalmente puede observarse las aguas negras y heces desembocando en los desagües pluviales, que finalmente los llevan al cauce del río Negro.

“Ya no sorprende que la empresa prestataria deslinde responsabilidades, o responda con intervenciones improvisadas, pero es obligación del Estado a través de sus diferentes órbitas, resolver este problema que afecta principalmente la calidad de vida de las familias del sector, pero también de todas y todos los viedmenses, por el daño ambiental que genera”, señaló la Defensora.

“No queremos quedarnos en la mera denuncia, sino propiciar que todos los actores con responsabilidad, puedan trabajar en conjunto para encontrar una respuesta definitiva al problema”, detalló Cader.

La Defensora se entrevistó con vecinos de toda la cuadra, los cuales le plantearon los problemas de convivir de forma permanente con las aguas servidas y los olores nauseabundos, que les generan y todas las complicaciones extras que se generan para las familias con niños, adultos mayores, personas con discapacidad o distintas enfermedades.

“Es una contradicción que mientras estamos luchando contra una pandemia mortal, en el año 2021 los vecinos tengan que estar conviviendo, como hace siglos atrás con un arroyo de líquidos cloacales en plena calle”, planteó Cader.

La Defensora señaló también que “situaciones como las de la calle 16, que se dan de manera permanente en muchos de los barrios de Viedma, especialmente en los complejos FONAVI, nos hacen preguntarnos si fue acertada la decisión tomada en su momento de privatizar este servicio esencial y si el Estado no debería evaluar reasumir la responsabilidad.

“La empresa ha demostrado en más de dos décadas mucho más interés por recaudar que por brindar un servicio eficiente y de calidad, permanentemente ha sido y es subsidiada por el Estado y sigue desatendiendo a sus usuarios, dilapidando un recurso valiosísimo como el agua y generando un pasivo ambiental en diferentes sectores de la ciudad y en toda la cuenca del río Negro. Hasta cuando se va a hacer la vista gorda naturalizando estas situaciones”, agregó Cader.

En tanto las vecinas y vecinos adelantaron que elevarán un petitorio a las autoridades y a la empresa con las firmas de todos los afectados y en caso de no tener respuesta seguirán, al igual que la Defensoría los reclamos por las vías que correspondan.